Historia

“Se Hace difícil contener las lágrimas cuando un niño debe pedirle a Dios que los seres humanos dejemos los prejuicios contra las personas que portan el VIH/SIDA”

imagenLa Asociación Un Día de Esperanza nació oficialmente un 25 de mayo del 2001 y tiene inscritos hasta el momento más de 90 niños con VIH; especialmente aquellos de bajos recursos económicos. Gracias a la gestión de la Superintendencia de Bienes Nacionales, el 26 de setiembre de 2008, se pudo conseguir un local en Bellavista, que se encontraba en poder de personas de malvivir y en pésimas condiciones de habitabilidad.
Esta institución sin fines de lucro proyecta el desarrollo de programas a nivel nacional que mejoren la calidad de vida de sus protegidos, actuando con independencia política y sobre la base de su cultura institucional que tiene como eje valores como el amor, ética, respeto y trabajo en equipo. Sin embargo, la enorme disposición afectiva se ve opacada por la falta de recursos económicos para atender sus necesidades básicas.
Su local ubicado en la avenida José Gálvez 1257 — 1269 Bellavista Callao, el director de esta institución benéfica, Jorge Liébana, un comunicador de profesión que dejó todo por los pequeños, trabaja sin desmayo con niños, cuyas edades fluctúan entre los 3 y 16 años, muchos de ellos abandonados a su suerte por sus padres y que requieren de tu ayuda urgente para mejorar su calidad de vida
En la actualidad, el único apoyo que reciben es de la Fundación Oberle Perú y de algunas personas caritativas que colaboran con algunos productos, pero es insuficiente. Nuestro presupuesto llega a cubrir sólo el 20 % de las necesidades prioritarias de la casa hogar.